Con más de 30 cascadas en sus alrededores, Cuetzalan se ha convertido en un gran lugar para los amantes de la naturaleza y los deportes extremos.

La primera parada es el descenso en rappel, ésta se realiza a una altura de más de veinticinco metros; anímate y realízala en medio de la cascada o junto a ella. Siente el golpeteo de la fuerza del agua contra tu cuerpo.

Si eres amante de la adrenalina tírate por la tirolesa, situada a más de 30 metros de altura. Atravesarás el cañón del río Cuichat que tiene 200 metros de largo. El sonido del agua, el canto de las aves y el viento sobre tu cara harán de esta experiencia algo único.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *