Reseña

Territorializar la infancia

Por Salvador Mendiola

CDMX a 8 de noviembre de 2019 (Noticias México).-El día más raro del año, la nueva novela para niñ@s de Hortensia Moreno, es una obra que nos habla de la ética esencial, la ética del día a día en el cara a cara cotidiano. Porque es el relato de la formación de una identidad personal, la de Juana, la narradora dentro de la historia, una niña de ocho años, que nos cuenta de modo ágil y divertido lo ocurrido en su vida un día primero de enero, “el día más raro del año”, según ella.

Tal día llega un extraño a su casa y le revela de repente todo un lado desconocido de la historia pasada de su madre y abuela, un lado de la familia en el que Juana no había pensado mucho, porque no se lo habían dejado pensar, la historia de su abuelo materno, un personaje hasta ese momento totalmente ausente de su vida. Una historia muy complicada, que nadie conseguirá explicarle bien. Pero con ello la niña comenzará a comprender que la vida es más amplia y compleja de lo que le parecía.

La trama se organiza en tres movimientos. El primero es ir de compras con su madre y las abuelas, el segundo es regresar a casa y encontrar al abuelo, y el tercero es terminar el día con la fiesta familiar del “recalentado” de la cena de año nuevo.

El punto de apoyo para tejer la narración es la forma en que sus dos abuelas, personajes enfrentados por completo, le darán a Juana la fórmula para superar las burlas de uno de sus primos, Paco, que se burla de ella por culpa de su nombre. Un nombre que a ella tampoco le acaba de gustar, y por ello juega a cambiarlo a cada rato; pero nombre que en ese preciso día aprenderá a gustar y sentir como suyo, precisamente por la forma de derrotar con ingenio al primo envidioso y abusivo.

Son ocho capítulos con un relato lineal en primera persona. Cada uno constituye toda una lección de conducta para integrar una identidad propia y autónoma, que es lo que Juana aprende a sentir y pensar en este día más raro del año. El trabajo de ser una persona para sí, un ser que se conduce de acuerdo a su razón y en busca de lo objetivo y cierto, venciendo ilusiones y fantasías. Porque estar en la vida es aprender a vivirla como es.

La escritura de esta máquina textual es lo que se conoce como “literatura menor”. Es menor porque se dirige a lectores muy jóvenes, en este caso entre los cinco y los quince años de vida; aunque, por la calidad de ese ejercicio, es lectura propia para gente adulta, pues le llevará a territorializar mejor todo lo que significa la infancia como etapa de formación de la personalidad. También es literatura menor porque la escribe una mujer, una escritora que discurre al borde del canon, precisamente para territorializar lo interdicto, como la infancia real y el pensar sin género ni sexo, el pensar libre que nos identifica e iguala. Y en otro momento es literatura menor porque no se presente oscura o barroca nada más para demostrar su dominio de la maquinaria, prefiere hablar claro y directo, para comunicar lo esencial, lo necesario, cosa que al conseguirse con brevedad resulta dos veces buena.

 

(Hortensia Moreno, El día más raro del año. Castillo de la lectura: México, 2018.)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *